Un muro digital de violadores de DDHH en Venezuela

NyA en América Latina

Según Petalla Brandao y Gastón Chillier, miembros del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), en un artículo publicado en la Revista Sur de Conectas “Las prácticas violatorias de derechos eran expuestas principalmente por medio de informes públicos que denunciaban las situaciones y las responsabilidades de los Estados ante la comunidad internacional, en la lógica de “nombrar y avergonzar.” (…) Esta dinámica, que apelaba a la presión internacional como modo de condicionar la actuación de los Estados, contribuyó decisivamente a exponer las prácticas masivas y sistemáticas de violación de derechos humanos, por ejemplo aquellas llevadas a cabo por los regímenes dictatoriales, especialmente entre los años 1960 y 1980, en diversos países de la región latino-americana”.

Nombrar y avergonzar no sólo fue efectivo para impedir violaciones a los derechos civiles y políticos, como la tortura o la desaparición forzada, en el contexto latinoamericano, sino que también fue eficaz para demandar derechos sociales. Paul Hunt y Rajat Khosta, en su texto sobre el derecho a los medicamentos publicado en la Revista Sur de Conectas, afirman: “La experiencia confirma que las técnicas tradicionales de DDHH, incluyendo “nombrar y avergonzar” y llevar casos a la justicia, continúan teniendo un rol indispensable en la realización de varios elementos del derecho a la salud, no siendo el menos importante el acceso a medicamentos”.

PROVEA

Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos