Un muro digital de violadores de DDHH en Venezuela

Jesús Mantilla Oliveros

C.I: 9.215.693

CARGO: Ministro de P.P para la Salud

CASO:
Violación del derecho a la información caso Boletín Epidemiológico.

En agosto de 2007 se interrumpió la difusión pública del Boletín Epidemiológico Semanal del Ministerio del Poder Popular para la Salud. Desde esa fecha, han sido reiteradas las denuncias para que este despacho no detenga la publicación periódica de este instrumento vital para la toma de decisiones en políticas sanitarias en el país. Al no garantizar la divulgación de esta información de interés público, el Ministro P.P para la Salud Jesús Mantilla Oliveros durante el período 2007-2009 es corresponsable de violaciones tanto al derecho a la salud como a la información.

El propio Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información destaca esa relevancia cuando señala que el “Boletín Epidemiológico está dirigido, principalmente a aquellas personas, organismos o instituciones relacionadas con la Salud Pública, cuyos principales objetivos son la publicación de editoriales e información útil a los usuarios del Sistema de Vigilancia Epidemiológica, y difundir la información procedente de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica”.

Por otro lado la Defensoría del Pueblo, en su informe de gestión del año 2008 instó al Ministerio para la Salud, a su publicación señalando que, “considera necesario que se reinicie la publicación de los boletines epidemiológicos de forma periódica y actualizada, en aras de informar a la comunidad y a los organismos de salud, sobre el estado sanitario en que se encuentra la población”.

Dicho Boletín permite, entre otras cosas, informar a la población en general sobre la situación de salud en la República Bolivariana de Venezuela, mediante las cifras de casos de enfermedades y muertes, de notificación obligatoria, comunicadas semanalmente por los médicos que ejercen en cargos públicos o privados; conocer con la mayor precisión y rapidez los casos y muertes de enfermedades transmisibles que ocurran en el territorio, no sólo para tener información sobre ellas y planear campañas según los problemas locales o tomar decisiones inmediatas, si son necesarias, sino también para informar prontamente a determinados organismos internacionales sobre la situación en el país en materia de enfermedades transmisibles y el estado de la salud en general.

El Boletín Epidemiológico constituye la única fuente oficial de esta naturaleza.

Dada la omisión por parte del Ministerio para la Salud de tan relevante instrumento, Espacio Público y Provea, en julio de 2009 solicitaron al ministro las razones por las cuales no se cumplía con la obligación de publicar los boletines y el reinicio de la difusión de los mismos. Al no obtener respuesta por parte del Ministerio, ambas organizaciones acudieron ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia para presentar recurso de Amparo Constitucional, por la vulneración de los derechos fundamentales de petición, a la salud y acceso a la información pública, oportuna y veraz, en un tema de tanta sensibilidad social.

La Sala Constitucional luego de 8 meses de la interposición del recurso lo declaró inamisible, enervando el carácter fundamental de los derechos humanos establecidos en el Título III de nuestra Carta Magna, así como la obligación de proteger y, en el supuesto caso, restablecer la situación jurídica infringida.

Posteriormente y transcurridos más de dos años de silencio epidemiológico, la ex ministra de Salud, Eugenia Sader, autorizó la publicación del Boletín N° 24, correspondiente a la semana del 13 al 19 de junio de 2010. Pero luego se paralizo nuevamente su publicación.

Resulta preocupante la omisión del Ministerio del Poder Popular para la Salud al no cumplir su obligación de difundir semanalmente tan importante instrumento. De igual manera resulta inaudita la sentencia Nº 697 de la Sala Constitucional, cuando además de un retraso injustificado, subordina la protección de los derechos humanos a un recurso ordinario negando la urgencia e importancia para la protección del derecho fundamental a la salud.

Esta información es vital para la prevención de ciertas enfermedades, ya que permite el manejo de información oportuna y adecuada por parte del gremio de la salud y de todas y todos los ciudadanos en general. En palabras de la Defensoría del Pueblo “es necesario asegurar la publicación de los Boletines Epidemiológicos Semanales de forma periódica y actualizada, tanto para dar cumplimiento al precepto constitucional de informar veraz y oportunamente, como para revisar los programas y la evaluación de la efectividad de las políticas públicas”.

El Asesor Regional en Enfermedades Transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud, destacó la importancia de mantener al día la información epidemiológica de una nación, cuando afirmó: “Es fundamental que el país esté conectado con todos sus servicios de salud, tenga la información actualizada porque eso permitirá que pueda tratar de contener el problema, cuando aún está muy localizado”.

Los efectos negativos del silencio epidemiológico, se evidenciaron con el repunte de enfermedades como dengue, la malaria, la encefalitis equina, la leishmaniasis y la fiebre mayaro, tal como lo mostro el Boletín N° 24 publicado por el Ministerio.

En la actualidad la situación epidemiológica nacional cada día es más alarmante. Nos encontramos con la reaparición de enfermedades que estaban erradicadas, como es el caso de la Malaria o Paludismo, radicada en el estado Bolívar, por ejemplo, y que coloca a Venezuela en una situación grave y vergonzosa en el ámbito de la salud publica en América Latina. Situaciones que evidencian la importancia del Boletín Epidemiológico, debido a que pudieron haberse detenido o evitado. El boletín representa una gran importancia para médicos, sobre todo, de las especialidades relacionadas e inclusive para el resto de los trabajadores del sector salud, con el fin de tomar las acciones de control y vigilancia epidemiológica.

Durante estos últimos 17 años, se ha suspendido en tres oportunidades, el último boletín emitido data de la semana epidemiológica 26 del año 2015, comprendida desde el 28 de junio hasta el 4 de julio de dicho año, pero hasta los actuales momentos se desconocen las cifras oficiales de enfermedades que están cursando con brotes epidémicos y están repercutiendo de manera importante en la salud de la población venezolana. Mientras tanto aumentan las cifras de casos con enfermedades como la malaria, y más de 16 entidades federales afectadas, como Bolívar, Amazonas, Sucre, Delta Amacuro y Monagas. Se han visto casos de Microcefalia en recién nacidos, relacionadas con el Zika. O la reaparición de la tuberculosis. Casos de escabiosis o sarna, son otros que se presentan.

Difteria es otra enfermedad de alta transmisión de persona a persona, que había sido erradicada, pero en la actualidad se ha reportado niños fallecidos a causa de ella. Siendo una enfermedad prevenible por vacuna, sin embargo sigue el silencio epidemiológico oficial en relación a esta infección.

La falta de información trae como consecuencia la poca adhesión de las fuerzas sociales y de la ejecución de acciones para el control de estas enfermedades infectocontagiosas.

Derechos violados: artículos 23, 51, 57,58, 62, 83, 84, 85 y 143 de la Constitución. Artículos 2 y 5 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos. Artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo XXIV de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre.

 

Derecho a la Vida
Derecho a la Salud

FICHAS: :1ver todas

Personajes del Muro

PROVEA

Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos