Un muro digital de violadores de DDHH en Venezuela

Francisco Armada Pérez

C.I: 6.911.270

CARGO: Ministro P. P. para la Salud

CASO:
Violación derecho a la salud niños, niñas y adolescentes del Hospital JM de los Ríos

El Hospital JM de los Ríos es uno de los centros de salud más importante a nivel nacional, que reúne el mayor número de especialidades pediátricas y atiende pacientes provenientes de todo el país.

Es el único centro de salud que realiza reconstrucciones de malformaciones urogenitales, corrección de malformaciones gastrointestinales complejas, posee Unidad de Quemados, realiza mayor número de cateterismos diagnósticos y terapéuticos, cirugías de malformaciones cardíacas complejas, programa de trasplantes renales, diagnóstico y tratamiento de enfermedades hemato-oncológicas, la Unidad de Fibrosis Quística y Radioterapia.

Sin embargo, a pesar de ser el centro de salud de salud pediátrico más importante a nivel nacional, en los últimos años los problemas relacionados con insumos, infraestructura, hospitalización, emergencia, quirófanos, estudios e imágenes especializadas y terapia intensiva se han agravado.

Razón por la cual organizaciones como CECODAP y La Fundación Luz y Vida, interpusieron una acción de Protección a favor de los niños, niñas y adolescentes pacientes del Hospital JM de los Ríos contra el Ministerio del Poder Popular para la Salud, con adhesión de terceros interesados de PROVEA, la Asociación Venezolana de Justicia Social y  la Asociación de niños, niñas y adolescentes con enfermedades hematológicas.

A partir de un monitoreo realizado por las distintas organizaciones que integran la Red por los Derechos Humanos de los Niños, Niñas y Adolescentes (REDHNNA) se ha evidenciado un progresivo deterioro al servicio ofrecido por el Hospital JM de los Ríos.

Para el 12 de noviembre del año 2010 el Hospital JM de los Ríos presentó una crisis para el tratamiento de tuberculosis, también se denunció fallas en el funcionamiento de ascensores lo cual dificulta la movilidad de pacientes en sillas de ruedas, reducción de la camas de emergencia y carencia de insumos básicos.

Para el 28 de junio del año 2011 se denunció la improvisación en 10 obras de remodelación del Hospital, anunciadas en el mes de agosto del año 2007. Las obras conllevaron a un bote de aguas negras afectando el área de cuidados intermedios de cirugía, cuidados intensivos de cardiología, hospitalización de oftalmología, ginecología y hematología.

Para el 31 de octubre del año 2012 se denunció el déficit de personal médico para el Servicio de Hematología. De 12 médicos que requiere el servicio solo se dispone de 2 profesionales. La Fundación Amigos del Niño con Cáncer indicó que el servicio necesita 4 hematólogos, 2 anestesiólogos, 4 pediatras y 2 internistas. La Asociación de Niños, Niñas y Adolescentes con enfermedades hematológicas indicaron la necesidad de disponer 4 enfermeras especializadas para la atención de los pacientes en el turno de la tarde.

El 15 y 16 de agosto de 2013 se denunció la ausencia de anestesiólogos y la carencia de insumos (agujas de punción lumbar, gasas, inyectadoras y yelcos), medicamentos (antibióticos, calmantes) y materiales de limpieza.

En marzo de 2014 se registraron problemas en la Unidad de Diálisis por falta de insumos, siendo una situación acumulada desde el año 2010, no se dispone de un espacio adecuado para el laboratorio de Nefrología. La Sociedad Médica también denuncio la necesidad de reposición de 20 anestesiólogos que permita reactivar las cirugías electivas que fueron suspendidas. No se dispone de servicios de ambulancia, no hay tomografía y persiste el suministro irregular de agua.

El 15 de abril de 2014 se denunció que más de 600 niños con cardiopatías congénitas se encontraban en lista de espera. La falta de insumos, equipos obsoletos son algunas de las causas que han limitado la atención a los pacientes.

El 31 de mayo de 2014 se informó la incapacidad del Hospital para realizar exámenes de sangre a pacientes renales debido a la carencia de insumos de laboratorio, lo cual conllevo a la Dirección del Hospital a entregar dinero en efectivo a los padres de los pacientes para costear los gastos en laboratorios privados que dispongan de los reactivos. Madres denunciaron la incapacidad del hospital para realizar exámenes de ferritina, hierro-sérico y de sangre. También se reportó un déficit de 24 bioanalistas para cubrir la atención de 300 pacientes diarios en el Laboratorio Central.

Estas reseñas constituyen algunas de las situaciones, denunciadas públicamente y evidencia el deterioro progresivo del Hospital JM de los Ríos. Estas denuncias dan cuenta que los problemas en la atención de los niños, niñas y adolescentes, pacientes del Hospital JM de los Ríos son de vieja data y que año a año han sido denunciadas sin tener una respuesta oportuna y efectiva.

Todos los ciudadanos y ciudadanas, especialmente aquellos que ameritan especial protección como los niños, niñas y adolescentes, tienen derecho a la protección de la salud y el correlativo deber del Estado de velar porque ese derecho se realice efectivamente, sobre todo en el caso de aquellos que carezcan de medios suficientes, resulta una obligación indeclinable para el Estado garantizar a todos los niños, niñas y adolescente servicios de salud de calidad, oportunos y gratuitos.

En Venezuela la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes exige la existencia de servicios de salud de carácter gratuito de la más alta calidad, así como el acceso universal e igualitario a planes, programas y servicios para la prevención, tratamiento, y rehabilitación de la salud. Igualmente, garantiza el acceso a servicios médicos y odontológicos periódicos, gratuitos y de la más alta calidad.

Pero resulta evidente como ha sido violado el derecho a la salud y servicios a los pacientes del Hospital JM de los Ríos, correspondiéndole al Ministerio del Poder Popular para la Salud, como órgano rector y responsable, implementar acciones concretas, integrales y sistemáticas a los fines de garantizar una atención integral de salud, oportuna, de calidad, gratuita y acorde con los avances de la ciencia y la tecnología para los niños, niñas y adolescentes atendidos en el Hospital JM de los Ríos. Por esta razón Francisco Armada se ha convertido en corresponsable de violación del derecho humano a la salud por no haber tomado medidas para revertir esta situación.

Además las deficiencias en la infraestructura, improvisación de espacios, riesgos de contaminación, carencia de personal médico y de enfermería especializado, carencia de insumos, medicamentos y equipo médicos y electromecánicos son hechos concretos, plenamente probados en que incurre el Ministerio del Poder Popular para la Salud.

Derechos humanos violados a los niños, niñas y adolescentes pacientes del Hospital JM de los Ríos son:  Artículos 78, 83 y 84 de la Constitución. Artículos 19, 24 y 27 de la Convención Sobre los Derechos del Niño. Artículos 15 y 41 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente. Artículos 6, 24 y 27 sobre la Convención sobre los Derechos del Niño. Artículos 10 y 12 del Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Artículos 3 y 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Derecho a la Vida
Derecho a la Salud

FICHAS: :1ver todas

Personajes del Muro

PROVEA

Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos